Compartir

¡Hola aprendiz! ¿Estas listo/a para aprender? ¿Sabías que el envejecimiento trae consigo la pérdida de masa muscular y ralentiza el metabolismo? Después de los treinta años una persona inactiva puede perder  masa muscular.

Este proceso es conocido como sarcopenia y además de afectar la apariencia del cuerpo, también provoca en el mismo un debilitamiento y disminuye la movilidad y además la fuerza.

Esta rutina de ejercicios te mantendrá en forma. ¿Quieres Saber Más?  Quédate hasta el final.

Ocho ejercicios que te harán ver muy bien si ya tienes cuarenta

Ejercicios para el fortalecimiento de la espalda:

Ejercicio del perro de caza: Apóyate sobre tus manos y rodillas y con la espalda recta estira tu brazo derecho y la pierna izquierda al mismo tiempo para que formes una línea recta.

Mantén la posición  por al menos cinco segundo y posteriormente regresa a la posición inicial. Repite el ejercicio ahora con el otro brazo y la pierna también por otros cinco segundos.

Ejercicio de los codos levantados: Estando boca abajo, coloca las manos detrás de la nuca, levanta la barbilla y tensa ambos omoplatos al tiempo que levantas los codos hacia atrás.

Ejercicio para eliminar la flacidez de los brazos:

Movimiento de bíceps: Toma dos mancuernas o dos botellas con agua y flexiona ambos brazos trayendo el peso hacia el pecho, luego bájalo y la próxima flexión hazla hacia los lados.

Brazos de corredor: Coloca una pierna al frente para mantenerte estable, mientras sujetas las mancuernas y mueves los brazos como si estuvieses corriendo. Alterna después la pierna.

Ejercicios para los abdominales:

Plancha alternada: Apóyate sobre los dedos de los pies y los antebrazos e intenta mantener esta posición por diez segundos, luego apóyate sobre las palmas de las manos y regrésate.

Sube y baja de las piernas: Acuéstate sobre tu espaldas, luego levanta una pierna y el torso al mismo tiempo e intenta tocar la punta del pie con tus manos. Hazlo ahora con la otra pierna.

Ejercicio para fortalecimiento de las caderas:

Flexión de rodillas: Coloca una pierna hacia adelante y otra hacia atrás, dobla las rodillas hasta el punto en el que una casi toque el suelo; sube y baja y luego haz cambio de pierna.

Levantamiento de piernas: Sobre la espalda y con las rodillas dobladas, levanta la cadera lo más que puedas; mientras dejas los omoplatos y los pies pegados en el suelo.

Luego ve levantando suavemente una pierna e intenta llevarla hacia el pecho. Procede a cambiar de pierna y repite.

Recuerda suscribirte a nuestro canal de Youtube: HAZ CLIC AQUÍ

Si Te Resulto De Utilidad Esta Información Compártela Con Tu Familia Y Tus Amigos.